¿Quiénes somos?

Somos un grupo de trabajo interdisciplinario, que se dedica a conceptualizar, diseñar y desarrollar soluciones y valor que permitan elevar los resultados y beneficios de las empresas, adecuando los servicios a necesidades reales y tendencias de los negocios con más de 15 años de experiencia en el mercado.

Hechos de Nuestra Trayectoria

¡Los números dicen más que las palabras!

Estudios y Proyectos Desarrollados
Años de Experiencia en el Mercado
Licitaciones en las que hemos participado
Países donde hemos trabajado

Generamos Soluciones y Valor

Durante más de 15 años de experiencia, hemos ayudado a diferentes empresas para la mejora de su administración y procesos.

Modelos financieros y econométricos automatizados

Modelos amigables que permiten a los clientes conocer los resultados de las principales variables que afectan al negocio.

Experiencia y Recursos

En diversas áreas con recursos técnicos, humanos y de información para brindar soluciones a los problemas de nuestros clientes.

Nuestro objetivo es

Desarrollar métodos técnicas y criterios que permitan dar solución a los problemas de las empresas, en forma práctica, variable y de acuerdo a sus expectativas

Tecnología y Aplicaciones

Disponible para nuestros clientes que permitan llevarlos a la era Digital y agilizar sus procesos.

Soluciones Inmediatas para Tu Negocio

Contamos con un equipo de profesionales con experiencia en diversas áreas de los negocios para llevar acabo estudios y análisis que brinden soluciones a los problemas de nuestros clientes.

Economía y Negocios

Conoce tu negocio con nuestros modelos financieros que hemos desarrollado durante estos 15 años, podemos ayudarte a conocer el valor de la empresa o negocio, elaborar un análisis de costos o financiero que te ayudarán en la toma de decisiones.

Administración

Nuestro servicio comienza con una Auditoría Administrativa de tu negocio para generar procesos que permitan estandarizar las actividades y con ello, generar indicadores para medir el desempeño de las áreas.

Mercados y Negocios

Apoyamos a nuestros clientes en el proceso de adaptación y cambio, buscando en los mercados las respuestas que permitan garantizar éste crecimiento y sobretodo, generar en conjunto, las acciones necesarias para alcanzar las metas propuestas.

Capacitación Institucional

La capacitación permite asegurar una mayor contribución del personal en los resultados de la empresa.

Contabilidad

Resultados contables con enfoque Financiero que permiten tomar desiciones por áreas o líneas de productos

ISOADMIN

La forma más fácil de gestionar tu sistema de calidad. Acceso desde cualquier dispositivo móvil.

¿Cómo Empezar el Ciclo de Mejora?

Iniciar con nosotros el proceso de mejora es muy fácil, son solo 6 pasos que debemos hacer:

1

Conocernos

2

Desarrollar un Plan de Trabajo

3

Difundir el Plan

4

Implementar con Pasión

5

Medir el plan

6

Continuar el rumbo y Mejorar el Plan

Conoce Nuestras Áreas de Apoyo

Economía y Finanzas

Usted tendrá el respaldo de un equipo de trabajo de profesionales con experiencia en ésta área.

Administración y Contabilidad

Lo apoyaremos para que su negocio alcance los objetivos establecidos.

Mercados y Negocios

Tenga información confiable del mercado que le permita tomar las mejores decisiones.

Aplicaciones y Diseño Web

En Grupo Empresarial dBC S.A. de C.V. buscamos generar nuevos canales de distribución para las empresas, ampliando su cobertura de atención a través de la web.

Alianzas

Nuestras principales alianzas nos permiten ofrecer un servicio completo a nuestros clientes.

Conéctate con nosotros

Video Intro

Canal de Youtube

Te invitamos a visitar nuestro canal de Youtube donde encontrarás más videos que pueden ser de tu interés.

Últimos artículos de Econometría

SOMOS TERRITORIALES | 26 septiembre, 2016

En una ocasión mi jefe Don Nicolás Goroztieta me había dado una orden que no cumplí. Entonces me pidió lo viera en su oficina y me preguntó: ¿Joven Larios hay alguna oficina más bonita que la mía?, le respondí que no, porque efectivamente su oficina era muy lujosa. Volvió a preguntar ¿hay un escritorio más grande que el mío?, no, volví a responder extrañado. Inmediatamente con voz firme me dijo: ¿Entonces que espera ver, para entender que una orden mía debe cumplirla?.

Le comento esto porque algunos animales marcan su territorio con olores, colores o sonidos, para dar aviso a sus contrarios de que ellos mandan ahí, que son los propietarios y que defenderán lo suyo.

El territorio significa confianza, construye el estatus y otorga sentido de estabilidad.

Los seres humanos seguimos siendo territoriales, solo que hemos camuflado, enmascarado o sofisticado ese sentido de territorialidad debido a que tenemos que socializar. Al convivir debemos compartir no solo el espacio, sino el tiempo, las ideas o el trabajo.

Hay señales de territorialidad en casa, en el trabajo o en nuestro comportamiento, por ejemplo, podemos compartir la mesa pero nuestra silla, nuestro lugar, ese no, nos quita “status”. Dormimos en la misma cama con nuestra pareja pero no cedemos el lado favorito, ese es solo nuestro, lo mismo con el armario, el escritorio o la bicicleta.

Cuando el hijo reta la autoridad del padre, la pareja se va con otro, que usen su bicicleta, le quiten su lugar, duerman en su cama, que no le den el control de la televisión o no le pidan permiso, son cuestiones de territorialidad que provocan amenazas.

Muchos enfrentamientos entre familias, se deben a que uno de los miembros se siente ofendido, porque ha sido invadido, le han quitado su status o simplemente uno de los miembros representa una amenaza territorial. Así desposeído o invadido siente el peligro y busca protegerse.

El problema no es ser territorial, el problema es como reaccionamos ante ello.

Reprimiendo nuestra ira para después soltar la venganza, maquiavélicamente construir la forma de cumplir nuestra promesa interna, aquella que dice: “esta me la pagas”, no es una salida apropiada.

En mi opinión, a nadie le gusta que le pedaleen su bicicleta, pero Usted debe reaccionar correctamente ante una amenaza a su territorio.

LOS GRISES DE LA HONESTIDAD | 19 septiembre, 2016

En una ocasión le preguntaron a mi jefe: “¿Messeguer, Eres Honesto?”, inmediatamente él respondió que Si, su amigo se quedó pensando unos segundos y volvió a cuestionar: “¿Eres honesto, honesto?”, y la respuesta fue: Desde luego!, por última vez el amigo preguntó: “Honesto, Honesto, Honesto”. No soy tonto!, respondió mi jefe.

Así me di cuenta que algunas virtudes tienes sus grises, somos honestos hasta cierto punto, somos virtuosos dependiendo el contexto. Me explico.

Imagine por un momento que usted es testigo de un delito, cualquiera, solo imagínelo, ahora suponga que la autoridad le conmina a testificar. Le pregunto, ¿dirá usted la verdad?, ¿ no mentiría un poquito?. Seguramente su respuesta es que dirá la verdad, porque Usted es honesto. Igual que mi jefe.

Ahora le doy el contexto, ese delito lo cometió un ser muy querido para Usted, y él depende de lo que usted diga, su condena prácticamente depende de lo que Usted haya visto. Le vuelvo a preguntar: ¿Dirá la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad?.

La respuesta la sé, depende de su moral, de sus grises. No todo es blanco y negro. Igual que mi jefe Usted no es tonto, dirá lo que deba decir para proteger a su ser querido.

En cuestiones morales hay más grises que blancos o negros, hay deberes donde no hay una línea divisoria clara y en algunos momentos entramos en conflicto con otro deber, como la obligación de ser honesto que incluye decir la verdad y el deber de proteger a los nuestros. En una encrucijada así hacer lo “correcto” es imperativo.

Así es, la mayoría actuamos por interés, somos homos de utilidad. Nos preocupa nuestra seguridad social o económica, y nos gusta sentirnos cómodos, por eso nos aseguramos de “tener”, así la deshonestidad y su prima la corrupción forma parte del ser humano.
Parece que la ambición y la embriaguez de los éxitos son el motor de la deshonestidad que tiene varias caras, como la cultura del fraude, el soborno, la extorsión, el desvió de fondos públicos.

En mi opinión, Nos guste o no, nuestra existencia conlleva compromisos y dilemas que resolvemos correcta o incorrectamente, y muy pocos ponemos por encima del “tener” el honor, la vida misma o la paz interior.

 

NADIE JUZGA AL PUEBLO | 12 septiembre, 2016

Preferimos pensar como libertad a la ausencia de restricciones o de reglas, nos creemos libres cuando nada nos impide hacer lo que mas nos conviene, por las razones que creamos correctas.

De este modo, cuando hay un obstáculo, un impedimento, nos sentimos sin libertad. Pero la sociedad, el pueblo, tiene la facultad de poner límites a esa libertad, cuando representa una amenaza, inseguridad o un daño.

Así al ejercer nuestra libertad, es inevitable trastocar la libertad del vecino, por eso, en una sociedad todos disfrutamos de una libertad limitada, obteniendo un grado de compromiso. Entender esto es fundamental, porque en nombre de la libertad se comen atropellos, injusticias, crímenes y tiranías.

Le comento esto porque “El pueblo”, la “opinión pública” a través de redes sociales ha logrado ponerse por encima de la ley, puesto que juzga, sentencia de inmediato y construye una “verdad” de su situación, aunque frágil, confusa, pasajera y a veces tergiversada.

De este modo, vemos marchas violentas, protestas y bloqueos saboteando la economía, grupos que golpean, toman calles, ven la debilidad de la autoridad y la retan, todo para lograr sus derechos, convirtiéndose ellos mismos en lo que aborrecen: en verdugos, en tiranos, en grupos intolerantes.

Esto me recuerda que cuando los padres son tiranos los hijos son buenos, y cuando los padres son buenos los hijos son tiranos. No lo creo del todo, pero sucede que la falta de firmeza de la autoridad hace creer que es ausente o débil.

Lo que aplica para uno aplica para el Estado, amparándose en la libertad y la seguridad un gobierno puede llegar a ser tiránico para establecer un orden social, priorizar una forma de convivencia o inducir lo que deben atender sus ciudadanos, y no sus deseos o caprichos, por el bien de la misma sociedad. En suma reprimir a los grupos violentos.

¿Acaso debemos aceptar un gobierno tiránico, para quitar a los grupos revoltosos?, o debemos pensar como Bulnes que dijo: “si a las 12 del día el pueblo dice que es de noche, hay que encender las farolas?. Esperemos que no.

En mi opinión, es tiránico reprimir un derecho, pero también es tiránico exigirlo con violencia. El pueblo no siempre tiene la razón y es desventajoso que no haya quien lo juzgue.

uuzga

ACTOS Y OMISIONES | 5 septiembre, 2016

 

A veces por actuar de un modo se puede provocar daño, y basados en ello dejamos que las cosas ocurran, así con pasividad el resultado podría acarrear más daños que los deseados. A ésta forma de actuar, entre lo que hacemos y lo que permitimos que ocurra se le conoce en filosofía como “actos y omisiones”, que es un dilema difícil de resolver, sentarse a esperar o actuar a sabiendas que las consecuencias podrán ser peores.

Los actos o decisiones tienen dos efectos, uno de ellos es deseado, mientras que el otro no siempre es intencionado, pero separar las consecuencias deseables de las no previsibles es cuestión de moral y circunstancias.

Me explico, imagine que un ser querido tiene una enfermedad terminal, y a usted le han informado de una planta que la cura, pero no sabe si es medicina alternativa o charlatanería. Ahora tiene un dilema, si ofrece la planta, su ser querido se ilusionará, si se calla, usted sentirá que hizo lo correcto, puesto que él seguirá con tratamientos médicos probados y nadie le reprochará.

Aun así le quedan preguntas: ¿Quién es Usted para socavar la esperanza de lucha de su ser querido?, ¿Para que quitarle la fe que lo empuja a encontrar la cura?, pero también se cuestiona, Si decirle la cruda verdad evitará una decepción, un desengaño devastador.

Algunas veces nos preguntamos si es nuestro deber hacer el mayor esfuerzo sin considerar las consecuencias, o simplemente no meternos en problemas. Esta distinción moral entre actos consentidos y decisiones tomadas nos mantiene en dilema.

Otro ejemplo, aquella Madre que su hijo le provee alimento y comodidades, pero sabe bien que su hijo tiene malas compañías, no trabaja y presume mucho dinero. Ella tiene el dilema de denunciarlo, la acción, o callarse, la omisión, a sabiendas que las cosas terminaran mal si se calla, pero evitará problemas.

En mi opinión, Las sutiles discrepancias entre hacer y dejar pasar son un dilema sin resolver, pero cuando se trata de seres queridos “la omisión” nos hace sentir menos culpables, es menos reprochable.

Usted no tome decisiones que deba lamentarse después, haga lo políticamente aceptable, a menos claro está que su omisión pueda provocar un daño irreparable.

Como dice el refrán: “Calladito te ves más bonito”.

Contáctanos

Ponte en contacto con nosotros para cualquier duda o comentario de nuestros servicios.

Información

Bustamante 173, Fracc. Los Pinos
Veracruz, VER.
Tel: + 52 (229) 934 9006 y 938 1396
Skype: mlariosb58