¿Quiénes somos?

Somos un grupo de trabajo interdisciplinario, que se dedica a conceptualizar, diseñar y desarrollar soluciones y valor que permitan elevar los resultados y beneficios de las empresas, adecuando los servicios a necesidades reales y tendencias de los negocios con más de 15 años de experiencia en el mercado.

Hechos de Nuestra Trayectoria

¡Los números dicen más que las palabras!

Estudios y Proyectos Desarrollados
Años de Experiencia en el Mercado
Licitaciones en las que hemos participado
Países donde hemos trabajado

Generamos Soluciones y Valor

Durante más de 15 años de experiencia, hemos ayudado a diferentes empresas para la mejora de su administración y procesos.

Modelos financieros y econométricos automatizados

Modelos amigables que permiten a los clientes conocer los resultados de las principales variables que afectan al negocio.

Experiencia y Recursos

En diversas áreas con recursos técnicos, humanos y de información para brindar soluciones a los problemas de nuestros clientes.

Nuestro objetivo es

Desarrollar métodos técnicas y criterios que permitan dar solución a los problemas de las empresas, en forma práctica, variable y de acuerdo a sus expectativas

Tecnología y Aplicaciones

Disponible para nuestros clientes que permitan llevarlos a la era Digital y agilizar sus procesos.

Soluciones Inmediatas para Tu Negocio

Contamos con un equipo de profesionales con experiencia en diversas áreas de los negocios para llevar acabo estudios y análisis que brinden soluciones a los problemas de nuestros clientes.

Economía y Negocios

Conoce tu negocio con nuestros modelos financieros que hemos desarrollado durante estos 15 años, podemos ayudarte a conocer el valor de la empresa o negocio, elaborar un análisis de costos o financiero que te ayudarán en la toma de decisiones.

Administración

Nuestro servicio comienza con una Auditoría Administrativa de tu negocio para generar procesos que permitan estandarizar las actividades y con ello, generar indicadores para medir el desempeño de las áreas.

Mercados y Negocios

Apoyamos a nuestros clientes en el proceso de adaptación y cambio, buscando en los mercados las respuestas que permitan garantizar éste crecimiento y sobretodo, generar en conjunto, las acciones necesarias para alcanzar las metas propuestas.

Capacitación Institucional

La capacitación permite asegurar una mayor contribución del personal en los resultados de la empresa.

Contabilidad

Resultados contables con enfoque Financiero que permiten tomar desiciones por áreas o líneas de productos

ISOADMIN

La forma más fácil de gestionar tu sistema de calidad. Acceso desde cualquier dispositivo móvil.

¿Cómo Empezar el Ciclo de Mejora?

Iniciar con nosotros el proceso de mejora es muy fácil, son solo 6 pasos que debemos hacer:

1

Conocernos

2

Desarrollar un Plan de Trabajo

3

Difundir el Plan

4

Implementar con Pasión

5

Medir el plan

6

Continuar el rumbo y Mejorar el Plan

Conoce Nuestras Áreas de Apoyo

Economía y Finanzas

Usted tendrá el respaldo de un equipo de trabajo de profesionales con experiencia en ésta área.

Administración y Contabilidad

Lo apoyaremos para que su negocio alcance los objetivos establecidos.

Mercados y Negocios

Tenga información confiable del mercado que le permita tomar las mejores decisiones.

Aplicaciones y Diseño Web

En Grupo Empresarial dBC S.A. de C.V. buscamos generar nuevos canales de distribución para las empresas, ampliando su cobertura de atención a través de la web.

Alianzas

Nuestras principales alianzas nos permiten ofrecer un servicio completo a nuestros clientes.

Conéctate con nosotros

Video Intro

Canal de Youtube

Te invitamos a visitar nuestro canal de Youtube donde encontrarás más videos que pueden ser de tu interés.

Últimos artículos de Econometría

MOTIVACION O PRESION | 17 julio, 2015

El jefe espera que su subordinado logre las metas, la madre pretende que su hijo tenga buenas calificaciones, el gobierno impone sanciones para aquellos que violan la ley. Y todos queremos que los demás se comporten adecuadamente.

Sin embargo, parte de nuestra conducta está sujeta a la motivación externa  o a la presión, es decir, actuamos como consecuencia de “palos o zanahorias”. Evitamos infringir la ley porque tendríamos consecuencias, un castigo. Nos mueve tener las mejores calificaciones para ser reconocidos.

Así nos debatimos, entre premios o castigos.

El castigo puede ir desde que nos impongan sanciones, nos ignoren, nos etiqueten, critiquen, humillen; hasta formas que pueden llegar a ser tan crueles y sutiles, que nos marcarán para siempre.

El reconocimiento puede ir desde un premio, un bono, el cariño, la aceptación, un homenaje, y muchas más formas, tan sutiles como un favor, que podrían ser solo de valor para nosotros.

Lo difícil es saber cuándo, al subordinado o al ser querido, obsequiarle un reconocimiento o propinarle un castigo.

Hay muchos estudios sobre motivación y recompensa, y ninguno es concluyente, los seres humanos somos complejos y no todos funcionamos con palos o zanahorias. Tenemos una motivación interna que es la que verdaderamente nos impulsa a hacer lo que preferimos. La calve es convencer y no vencer.

Muchos expertos opinan, que el castigo ayuda a establecer límites, a expiar culpas, que el castigo “sano” si funciona. Y la recompensa podría asociarse a cosas que no queremos hacer.

Pero cuidado, el castigo puede llevar a que el “castigado” adopte actitudes de rebelión, un castigo que no funciona podría llevar a una espiral de hostilidades, con provocaciones cada vez más graves, hasta que se produce la ruptura: El empleado es despedido, El alumno es dado de baja, El hijo odia a sus padres.

Igual para el premio, se puede llegar a una espiral de premiaciones, cada vez más premios, más costosos, hasta que: el trabajador exige su bono, el alumno demanda su recompensa por las calificaciones, o el chantaje a los padres por mejores mesadas.

En mi opinión,

Debemos ser conscientes que es mejor convencer al subordinado o al ser querido, de tener un comportamiento adecuado, antes de propinarle el castigo o la recompensa.

Nada se olvida más despacio que los castigos y nada más rápido que los premios.

SINDROME DE LA AMAPOLA ALTA |

Había una vez, un gobernante que mando a consultar a un tirano, sobre  ¿cuál sería la forma más segura de gobernar?. Trasibulo, ese era el nombre de aquel dictador, condujo al mensajero a un campo sembrado de trigo, mientras caminaba, iba cortando y arrojando los brotes más altos de aquel trigal. El mensajero preguntaba y el tirano en cada paso destruía lo mejor.

Cuando el heraldo regresó con Periandro, ese era el nombre del gobernante, éste estaba ansioso por escuchar el consejo, pero el mensajero explicó que no le habían dado ninguno consejo, y le contó lo que había visto. Había visto a un hombre extraño que cortaba los brotes más altos de su trigal.

Así aquel gobernante comprendió cual era el consejo: “Cortar a aquellos ciudadanos que tenían habilidades o influencias fuera de lo común”, eliminar a los sobresalientes, evitar que los más destacados florecieran en su gobierno.

En época romana, el consejo era el mismo, tomaban un palo y lo pasaban por encima de las amapolas del jardín, cortando las amapolas más altas, en señal de inhibir a aquellos posibles enemigos, los más destacados.

Esta forma de pensar, ha pasado de generación en generación, y se llama: “síndrome de la amapola más alta”.

Es un fenómeno social, donde a las personas con méritos, destacadas o eminentes, son menospreciadas, criticadas y atacadas, por aquellos que están en el poder.

Así hemos visto, a lo largo de la historia a Martin Luther King, a Gandhi, a Mandela, y Eleanor Roosevelt, que fueron atacados por pensar distinto a los demás.

Es el miedo de quienes tienen el poder, que hace destruir lo mejor de la sociedad, inhiben el crecimiento de nuevas ideas o formas distintas de hacer las cosas; así, los ciudadanos que están por encima, son empujados a la mediocridad, son callados o desplazados a través de la crítica constante, las amenazas y la presión del poder.

En mi opinión,

Debemos evitar el síndrome de la amapola más alta, porque hace que en una sociedad se premie la medianía, la mediocridad, y se desplace, el talento o la genialidad.

Como dijo Eleanor Roosevelt, “Haz lo que sientas en tu corazón que es lo correcto, ya que se te criticará o condenará de todas formas”.

SABER PERDER |

Al nacer somos competitivos, nuestra carga genética nos obliga a ganar en cualquier situación, de niños nos empeñamos en ganar, y a medida que crecemos  aprendemos a perder.

Si aprendemos a “Saber perder”.

Las normas sociales imponen que es moralmente aceptable saber perder y no es tolerable llorar por la pérdida, y menos aún ponerse necio e imprudente para logar ganar a costa de cualquier cosa.

A temprana edad, se nos inculca que competir es más importante que ganar, y no es cierto, en cualquier juego, ganar es el objetivo, y en el juego de la vida, ganar implica status, realización y no sufrir. Porque perder es doloroso para cualquiera.

Imagine que está en la fila de algún centro comercial, imagínelo, y le dicen que ha ganado un viaje con todo pagado. ¿Cómo se sentiría?………., Ganadora!, Claro!, seguramente se sentirá afortunada de ganar un viaje gratis.

Pero espere……., en seguida anuncian que la persona atrás de usted, es ganadora de un millón de pesos!.  Si, a su vecino en la fila, le han premiado con un millón de pesos.

¿Cómo se siente ahora?. Ya sé, se siente perdedora. Se le fue una gran oportunidad.

Al igual que usted, un medallista de broce se siente más afortunado, que el medallista de plata, por la misma razón, el de broce piensa que no está entre los perdedores y que es ganador; el de plata, estando tan cerca!, siente haber perdido la oportunidad del oro.

Perder siempre trae consigo a la falacia de la “omisión”. Tratamos que nuestros actos NO provoquen perdidas. Por ello, lamentar algo que hemos hecho es menos reprochable que algo que no hemos hecho, “la omisión”.

El arrepentimiento es diferente, más cuando se trata de perder a un ser querido.

Así es, Lo que nos hace daño es acariciar la idea de que pudimos hacer algo, y constantemente nos preguntamos “¿y si hubiera?”, ¿y si….?. Y en la cabeza dan vueltas escenarios que sería posible alcanzar, con tan solo cambiar algo del pasado.

En mi opinión, No nos gusta perder y cambiar el pasado es un espejismo, por eso, cuando Usted pierda, deje de alimentar pensamientos obsesivos, recorriendo sucesos del pasado una y otra vez.

Deje de “rumiar” recuerdos para encontrar la falla que lo hizo perder.

Lo que siempre queda, es seguir jugando este juego de la vida.

MIEDO AL CAMBIO |

El amor es un sentimiento que sirve como vacuna y cura de muchos de nuestros males, el amor es el motor de la empatía, de la comprensión, de la fe, y de muchas más. Como muchos pudieran creer, lo contrario al amor, no es el odio; el sentimiento más poderoso contrario al amor es el Miedo. Si el miedo.

La reacción que experimentamos, cuando somos presa del miedo, se manifiesta de cuatro formas: con una emoción como la angustia; la fisiológica como sudor, tensión, ritmo cardiaco; Los pensamientos de peligro como imaginar daños, y las acciones inmediatas como  correr, esconderse o aferrarse.

Algunos opinan que el miedo es bueno para evadir peligros, que en nuestra evolución fue fundamental para evitar ser devorado por las fieras o comer cosas venenosas.

Sin embargo, ya no vivimos en la jungla, ya no estamos expuestos a las fieras y ni siquiera tenemos que recolectar los frutos. Ahora vivimos en sociedad, los frutos están en el supermercado y las fieras en el zoológico.

Así es, la mayoría de nuestros miedos no están relacionados con daños mortales, si no con daños sociales, como el miedo al compromiso y al abandono.

Tenemos miedos que tienen que ver con perder el status, miedo al fracaso, dejar de pertenecer al grupo, perder la confianza de alguien, incluso: “miedo al cambio”.

Analicemos este último, “miedo al cambio”.

Tenemos una tendencia poderosa de quedarnos con lo que ya tenemos, quedarnos donde estamos o lo que somos, y no cambiar de rumbo, de ciudad, de trabajo o de carrera.

Permitimos que nuestra mente no lo piense, imaginamos que cambiar es peligroso y nos volvemos reacios al cambio, sabemos que cambiar además de doloroso implica un esfuerzo, y concluimos que es mejor continuar con lo mismo, simplemente porque cambiar implica miedo y un doloroso desapego.

Si se pone a reflexionar un poco, esta clase de miedos, no pone en peligro su vida y ni siquiera lo incapacita. Solo implican dolor emocional.

Para ello, debemos cambiar nuestros pensamientos, para lograr adecuar nuestro comportamiento a esta vida urbana.

En mi opinión,

Tener miedo no es malo, el inconveniente es no superarlo.

Usted sea valiente, aun teniendo miedo tome acción para enfrentar los problemas, comience por superar el miedo al cambio.

Porque el miedo a cambiar,  sí es una discapacidad.

Contáctanos

Ponte en contacto con nosotros para cualquier duda o comentario de nuestros servicios.

Información

Bustamante 173, Fracc. Los Pinos
Veracruz, VER.
Tel: + 52 (229) 934 9006 y 938 1396
Skype: mlariosb58