¿Quiénes somos?

Somos un grupo de trabajo interdisciplinario, que se dedica a conceptualizar, diseñar y desarrollar soluciones y valor que permitan elevar los resultados y beneficios de las empresas, adecuando los servicios a necesidades reales y tendencias de los negocios con más de 15 años de experiencia en el mercado.

Hechos de Nuestra Trayectoria

¡Los números dicen más que las palabras!

Estudios y Proyectos Desarrollados
Años de Experiencia en el Mercado
Licitaciones en las que hemos participado
Países donde hemos trabajado

Generamos Soluciones y Valor

Durante más de 15 años de experiencia, hemos ayudado a diferentes empresas para la mejora de su administración y procesos.

Modelos financieros y econométricos automatizados

Modelos amigables que permiten a los clientes conocer los resultados de las principales variables que afectan al negocio.

Experiencia y Recursos

En diversas áreas con recursos técnicos, humanos y de información para brindar soluciones a los problemas de nuestros clientes.

Nuestro objetivo es

Desarrollar métodos técnicas y criterios que permitan dar solución a los problemas de las empresas, en forma práctica, variable y de acuerdo a sus expectativas

Tecnología y Aplicaciones

Disponible para nuestros clientes que permitan llevarlos a la era Digital y agilizar sus procesos.

Soluciones Inmediatas para Tu Negocio

Contamos con un equipo de profesionales con experiencia en diversas áreas de los negocios para llevar acabo estudios y análisis que brinden soluciones a los problemas de nuestros clientes.

Economía y Negocios

Conoce tu negocio con nuestros modelos financieros que hemos desarrollado durante estos 15 años, podemos ayudarte a conocer el valor de la empresa o negocio, elaborar un análisis de costos o financiero que te ayudarán en la toma de decisiones.

Administración

Nuestro servicio comienza con una Auditoría Administrativa de tu negocio para generar procesos que permitan estandarizar las actividades y con ello, generar indicadores para medir el desempeño de las áreas.

Mercados y Negocios

Apoyamos a nuestros clientes en el proceso de adaptación y cambio, buscando en los mercados las respuestas que permitan garantizar éste crecimiento y sobretodo, generar en conjunto, las acciones necesarias para alcanzar las metas propuestas.

Capacitación Institucional

La capacitación permite asegurar una mayor contribución del personal en los resultados de la empresa.

Contabilidad

Resultados contables con enfoque Financiero que permiten tomar desiciones por áreas o líneas de productos

ISOADMIN

La forma más fácil de gestionar tu sistema de calidad. Acceso desde cualquier dispositivo móvil.

¿Cómo Empezar el Ciclo de Mejora?

Iniciar con nosotros el proceso de mejora es muy fácil, son solo 6 pasos que debemos hacer:

1

Conocernos

2

Desarrollar un Plan de Trabajo

3

Difundir el Plan

4

Implementar con Pasión

5

Medir el plan

6

Continuar el rumbo y Mejorar el Plan

Conoce Nuestras Áreas de Apoyo

Economía y Finanzas

Usted tendrá el respaldo de un equipo de trabajo de profesionales con experiencia en ésta área.

Administración y Contabilidad

Lo apoyaremos para que su negocio alcance los objetivos establecidos.

Mercados y Negocios

Tenga información confiable del mercado que le permita tomar las mejores decisiones.

Aplicaciones y Diseño Web

En Grupo Empresarial dBC S.A. de C.V. buscamos generar nuevos canales de distribución para las empresas, ampliando su cobertura de atención a través de la web.

Alianzas

Nuestras principales alianzas nos permiten ofrecer un servicio completo a nuestros clientes.

Conéctate con nosotros

Video Intro

Canal de Youtube

Te invitamos a visitar nuestro canal de Youtube donde encontrarás más videos que pueden ser de tu interés.

Últimos artículos de Econometría

ESCUCHAR CON INTERES | 4 agosto, 2015

Hace muchos años pertenecí a un club Rotario, en una ocasión se les ocurrió visitar el asilo de ancianos y ofrecer una merienda. Durante mi visita me presentaba en cada cuarto, que tenían muy pocas cosas, con una rosa roja y se la entregaba a la viejecita que lo habitaba. Pasaba algunos minutos escuchando con interés las historias de dolor, de sueños pasados, de anhelos con seres queridos perdidos o abandonados, que las viejecitas me contaban entre sollozos.

Más de un año después, volvimos a hacer la visita, compré rosas rojas para entregar nuevamente en cada cuarto. Mi sorpresa fue, que algunas ancianitas aún tenían la rosa anterior, completamente seca y la atesoraban con amor, decían, que la rosa les recordaba aquel día feliz en el que alguien las escucho con interés.

En ese entonces no tenía idea de lo que había hecho.

Hoy se, que muchos hemos perdido la capacidad de escuchar con interés a nuestros seres queridos, que la vida moderna, con tantos medios de comunicación nos permite oír, pero no escuchar, y escuchar con amor, es un hábito poco visto.

Hoy se, que muchos prefieren ayudar con dinero, pero eso no es suficiente para alguien que necesita ser escuchado realmente, para quienes quieren compartir sus pesares, o quieren sentir que le importan a alguien.

Así es, revelamos nuestros problemas más íntimos al vecino, buscamos a un conocido que nos escuche con la esperanza de que nos ofrezca palabras de aliento, le pagamos a un terapeuta para que nos escuche y nos sane, y lo hacemos porque en casa no está alguien para escucharnos con interés, no está el ser más querido por nosotros, para ofrecernos sus oídos.

Escuchar con amor es la clave, porque permitimos que el que habla, se entregue auténticamente, renuncie a su intimidad accediendo a la comprensión nuestra.

Ser consiente para escuchar con interés, permite el encuentro verdadero de las personas, con miramientos, y no con competencia, con celos, manipulación, control o lucha de poder.

Y el que habla, se siente liberado, aprobado, reconocido, y siente que “A alguien le importa verdaderamente”.

En mi opinión, Usted debe escuchar con interés y amor, a todos, y con ello logrará lo que dijo la madre Teresa: “Nos amaremos los unos a los otros, cuando escuchemos con amor”.

VALOR DEL DINERO |

Cuando contratamos al fontanero, nos parece excesiva su tarifa por arreglar un “pequeño desperfecto”, pero NO reparamos en lo que pagamos cuando se trata de nuestra mascota. Nos parece fuera de razón lo que gasta nuestra pareja en sus “gustos”, pero creemos que gastamos muy poco en los nuestros.

De este modo, el dinero tiene valores diferentes, el monto puede ser el mismo, pero nos parece que el “valor de uso” es diferente según cada circunstancia. Por eso escuchamos reproches como: “Tú gastas porque si y Yo solo por necesidad”, “Ya deja de gastar en tonterías”, o, “Tú gastas más que Yo”.

Evitamos gastar en cosas poco familiares, siempre que no se trate de una emergencia o de nosotros.

Algunas de las decisiones que tomamos tienen que ver muy poco con el valor real del dinero, tienen que ver con nuestro juicio de valor. Con una mezcla de sentimientos, creencias, valores morales, sobre cosas que no son comparables.

Las decisiones económicas que día a día tomamos, tienen un valor objetivo y se relacionan con la percepción que tenemos del mundo y la forma como los sentimientos dirige nuestra razón hacia una zona de tranquilidad y confort.

En otras palabras, buscamos lo familiar, lo comprensible, y evitamos lo extraño, lo desafiante o aquellos que implica esfuerzo.

Nuestro cerebro procesa rápido, en forma intuitiva y sin esfuerzo los estímulos familiares, lo que es repetitivo. En cambio, los estímulos difíciles, extraños, requieren un esfuerzo mental y los procesa con lentitud.

Así, cuando se trata de gastar en algo extraño, implica comparar o buscar una razón, y nos tomamos tiempo, lo razonamos, como: la tarifa del fontanero. En cambio, lo familiar, el gasto en nuestros gustos, eso lo decidimos rápido, no lo razonamos.

Nos parece excesivo que el vecino gaste mil pesos en una botella de vino, y nos parece poco los mil pesos que gastamos en “Kamila” nuestra mascota. Claro!, “Kamila” vale más, lo mío vale más!.

Y esa es la trampa, el Ego, los sentimientos comprometidos. Por eso, en la promoción de productos, siempre se busca mover los sentimientos, en lugar de ofrecer un refresco, se ofrece la felicidad.

En mi opinión, Deje de criticar como gastan los demás, en su lugar razone sus hábitos de consumo, porque No hay dinero que alcance para los excesos.

MOTIVACION O PRESION | 17 julio, 2015

El jefe espera que su subordinado logre las metas, la madre pretende que su hijo tenga buenas calificaciones, el gobierno impone sanciones para aquellos que violan la ley. Y todos queremos que los demás se comporten adecuadamente.

Sin embargo, parte de nuestra conducta está sujeta a la motivación externa  o a la presión, es decir, actuamos como consecuencia de “palos o zanahorias”. Evitamos infringir la ley porque tendríamos consecuencias, un castigo. Nos mueve tener las mejores calificaciones para ser reconocidos.

Así nos debatimos, entre premios o castigos.

El castigo puede ir desde que nos impongan sanciones, nos ignoren, nos etiqueten, critiquen, humillen; hasta formas que pueden llegar a ser tan crueles y sutiles, que nos marcarán para siempre.

El reconocimiento puede ir desde un premio, un bono, el cariño, la aceptación, un homenaje, y muchas más formas, tan sutiles como un favor, que podrían ser solo de valor para nosotros.

Lo difícil es saber cuándo, al subordinado o al ser querido, obsequiarle un reconocimiento o propinarle un castigo.

Hay muchos estudios sobre motivación y recompensa, y ninguno es concluyente, los seres humanos somos complejos y no todos funcionamos con palos o zanahorias. Tenemos una motivación interna que es la que verdaderamente nos impulsa a hacer lo que preferimos. La calve es convencer y no vencer.

Muchos expertos opinan, que el castigo ayuda a establecer límites, a expiar culpas, que el castigo “sano” si funciona. Y la recompensa podría asociarse a cosas que no queremos hacer.

Pero cuidado, el castigo puede llevar a que el “castigado” adopte actitudes de rebelión, un castigo que no funciona podría llevar a una espiral de hostilidades, con provocaciones cada vez más graves, hasta que se produce la ruptura: El empleado es despedido, El alumno es dado de baja, El hijo odia a sus padres.

Igual para el premio, se puede llegar a una espiral de premiaciones, cada vez más premios, más costosos, hasta que: el trabajador exige su bono, el alumno demanda su recompensa por las calificaciones, o el chantaje a los padres por mejores mesadas.

En mi opinión,

Debemos ser conscientes que es mejor convencer al subordinado o al ser querido, de tener un comportamiento adecuado, antes de propinarle el castigo o la recompensa.

Nada se olvida más despacio que los castigos y nada más rápido que los premios.

SINDROME DE LA AMAPOLA ALTA |

Había una vez, un gobernante que mando a consultar a un tirano, sobre  ¿cuál sería la forma más segura de gobernar?. Trasibulo, ese era el nombre de aquel dictador, condujo al mensajero a un campo sembrado de trigo, mientras caminaba, iba cortando y arrojando los brotes más altos de aquel trigal. El mensajero preguntaba y el tirano en cada paso destruía lo mejor.

Cuando el heraldo regresó con Periandro, ese era el nombre del gobernante, éste estaba ansioso por escuchar el consejo, pero el mensajero explicó que no le habían dado ninguno consejo, y le contó lo que había visto. Había visto a un hombre extraño que cortaba los brotes más altos de su trigal.

Así aquel gobernante comprendió cual era el consejo: “Cortar a aquellos ciudadanos que tenían habilidades o influencias fuera de lo común”, eliminar a los sobresalientes, evitar que los más destacados florecieran en su gobierno.

En época romana, el consejo era el mismo, tomaban un palo y lo pasaban por encima de las amapolas del jardín, cortando las amapolas más altas, en señal de inhibir a aquellos posibles enemigos, los más destacados.

Esta forma de pensar, ha pasado de generación en generación, y se llama: “síndrome de la amapola más alta”.

Es un fenómeno social, donde a las personas con méritos, destacadas o eminentes, son menospreciadas, criticadas y atacadas, por aquellos que están en el poder.

Así hemos visto, a lo largo de la historia a Martin Luther King, a Gandhi, a Mandela, y Eleanor Roosevelt, que fueron atacados por pensar distinto a los demás.

Es el miedo de quienes tienen el poder, que hace destruir lo mejor de la sociedad, inhiben el crecimiento de nuevas ideas o formas distintas de hacer las cosas; así, los ciudadanos que están por encima, son empujados a la mediocridad, son callados o desplazados a través de la crítica constante, las amenazas y la presión del poder.

En mi opinión,

Debemos evitar el síndrome de la amapola más alta, porque hace que en una sociedad se premie la medianía, la mediocridad, y se desplace, el talento o la genialidad.

Como dijo Eleanor Roosevelt, “Haz lo que sientas en tu corazón que es lo correcto, ya que se te criticará o condenará de todas formas”.

Contáctanos

Ponte en contacto con nosotros para cualquier duda o comentario de nuestros servicios.

Información

Bustamante 173, Fracc. Los Pinos
Veracruz, VER.
Tel: + 52 (229) 934 9006 y 938 1396
Skype: mlariosb58